MARTILLO Y CRISOL By Cameron Cooper

Martillo Imperial 1.0

Novela de Ópera Espacial

Más libros de Cameron Cooper
Click aquí para leer las reseñas
Click aquí para leer un extracto

El conjunto interestelar que une los mundos se despierta para descubrir que tiene enemigos…

El Cuarto Imperio Carinad se extiende por cientos de mundos asentados y ciudades estelares, y miles de años luz.  La gente y los datos del Imperio están unidos por una matriz de puertas que se pliega en el espacio y que está controlada por el Emperador y sus secuaces.  Cuando el conjunto evoluciona hasta convertirse en una entidad sensible, reconoce al Emperador como su enemigo.

Danny Andela, antes conocida como El Martillo Imperial, se retiró de los Rangers Imperiales hace décadas, con su reputación por los suelos. Vive en la barcaza estelar de su familia, esperando a morir de una rara enfermedad: la vejez.  Sería el arma perfecta del ejército contra el Emperador, pero ya no le importa nada.

Entonces Danny se entera de que la catástrofe militar que acabó esencialmente con su vida podría haber sido organizada por el propio Emperador…

Martillo y Crisol es el primer libro de la serie de ciencia ficción Martillo Imperial, del galardonado autor de CF Cameron Cooper.

La serie Martillo Imperial:
1.0: Martillo y Crisol
1.1: Una noche normal en Androkles
2.0: La Fragua de las Estrellas
3.0: Viva el Emperador
4.0: Cortada
5.0: Destructor de Mundos

Novela de Ciencia Ficción de Ópera Espacial

USD $5.99

COMPRAR DESDE
STORIES RULE PRESS

USD $19.99

COMPRAR PAPEL
DE STORIES RULE PRESS

¡Compre en SRP y gane puntos de compra!
Libro electrónico, compatible con todos los dispositivos de lectura. El libro se puede leer en todos los dispositivos y aplicaciones.
[Más información]


COMPRA EN TU LIBRERÍA FAVORITA

IMPRIMIR:
AMAZON

BARNES & NOBLE
BLACKWELL’S


Reseñas

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Martillo y Crisol
Average rating:  
 0 reviews

mockups-design.com

Todos los precios están en USD

Libro electrónico, compatible con todos los dispositivos de lectura. El libro se puede leer en todos los dispositivos y aplicaciones. [Más información]

Se proporcionan archivos en formato ePub o Mobi.

Recibirá un correo electrónico de BookFunnel con los enlaces de descarga una vez que se haya procesado su transacción. (Para pedidos anticipados, se le enviará por correo electrónico el enlace de descarga en la fecha de lanzamiento).

BookFunnel le ayudará con cualquier problema de descarga. Haga clic en ¿Necesita ayuda? enlace en la parte superior derecha de la página de descarga.

| Continuar buscando libros | Volver al principio de la página |


Extracto

EXTRACTO DE MARTILLO Y CRISOL
DERECHOS DE AUTOR © CAMERON COOPER 2023
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

El Umb Judeste, Más allá del Codo Interior.

Las barcazas estelares suelen estar dirigidas por empresas familiares. La mía, la Umb Judeste, pertenece a Carranoak Inc. Tengo una escasa mayoría de acciones, así que, técnicamente, la barcaza es mía. La ironía de esto me golpeó mientras estaba tumbado en la cubierta de acero, mirando a las deslumbrantes luces del día, con la mandíbula en llamas. El único miembro de la familia Carranoak que podía afirmar que tenía un parentesco de segundo grado conmigo me había golpeado en la esquina de la mandíbula, con un golpe casi perfecto.

Hasta ese momento, no había sabido que ella estaba en la barcaza. Un puto saludo perfecto.

Había bajado a la explanada principal cuando oí que una fragata de suministro había salido por la puerta y se había acoplado a la Judeste. Las naves de abastecimiento suponen un descanso de la rutina. Siempre hay algo interesante en ellas, aunque sólo sea el chorro de comunicaciones que viene cuando una nave utiliza la puerta. Los cotilleos de actualidad son adictivos, sobre todo cuando no tienes mucho más que hacer.

Me quedé en el borde del remolino de gente nueva que llevaba sacos o maletines, o nada. Algunos miraban fijamente las señales para saber cómo llegar. El personal dela Judeste sacaba alos viajeros de la corriente y se los llevaba. Otros eran visitantes habituales que se alejaban, seguros de su dirección.

Recibía miradas de asombro y segundas miradas cuando pasaban los que llegaban. Estaba acostumbrada a ello y lo ignoré.

Uno de los sobrecargos subalternos, Jimmy, se dirigió a una mujer alta con el pelo color trigo que coincidía con el mío -o, debería decir, con el mío como solía ser-. Era alta, tenía un pequeño saco sobre un hombro, un porte militar y ropa de civil. Jimmy se volvió y me señaló.

Eso despertó mi curiosidad. Esperé mientras la mujer se abría paso entre los que llegaban. Cuando se acercó, me di cuenta de que no era sólo el pelo lo que se parecía. Se acercó a mí con una zancada rápida y de piernas largas, con el rostro trabajando. En el último segundo, me di cuenta de quién era.

Antes de que pudiera abrir la boca, ella blandió su puño. “¡Animal tranposo!” exclamó al recibir el puñetazo. Me dejé caer con fuerza. Claro que sí. Supongo que han pasado sesenta años desde la última vez que recibí un golpe en la cara. Los viejos huesos se han vuelto frágiles desde entonces.

Mientras todos los que se quedaban en la zona de llegada formaban un círculo impreciso a nuestro alrededor, murmurando entre ellos con encantado horror, me apreté los dedos contra el punto sensible y me pregunté si se me habría dislocado la mandíbula. En estos días, tropezar con mis propios pies podía ser fatal. Mi corazón se tambaleó, se enderezó y decidió seguir haciendo tictac por ahora. El sabor agrio de la adrenalina me hizo tragar. Tragar también dolía.

“Hola, nieta”, grazné.

Juliyana se agachó y me miró. ¿Estaba esperando que me levantara para poder dar otro golpe? Tendría que vivir con la decepción.

En su rostro se reflejaba la furia que la impulsaba. La furia se calmó al verme jadear. Su mirada me midió, esta vez correctamente. Su boca se abrió. El horror pintó su rostro. “¡Mierda en una pala… tú… ¡tu eres vieja!

“Sin embargo, no demasiado jodidamente vieja para ser golpeada, ¿verdad?”

Juliyana apoyó las manos en las rodillas, bramando con fuerza. Todavía era una Ranger, lo último que había oído, así que no era un ejercicio desacostumbrado acortar la respiración. Sin embargo, ya había visto cómo la culpa desgarraba las tripas de la gente.

Levanté una mano. “Ayúdame a levantarme”, exigí. “Entonces podrás explicarme qué coño está pasando.”

“Creía que estabas al otro lado del imperio”, le dije a Juliyana mientras la cápsula del ascensor subía por los niveles. Teníamos la cápsula para nosotros solos porque había espantado a todos los que intentaban subir a ella. Si era el dueño del local, utilizaría los privilegios que conllevaba. Quería estar sola un momento mientras me recomponía. Una anciana ya parece vulnerable. No hace falta aumentar esa impresión.

Juliyana era una excepción. A ella la quería a mi lado hasta que resolviera esto.

“Estuviste en la guerra con la gente de Quintino Rim”, añadí. Hablar no era divertido.

“La ofensiva de Quintino terminó hace diez años”, dijo Juliyana con rigidez.

Me encogí de hombros y volví a apretar los dedos contra la mandíbula. Le pediría a Andrain que examinara el hueso, por si acaso. Últimamente era su paciente más constante.

Cuando pasamos por los niveles del invernadero, Juliyana apretó la correa de su saco, con la garganta trabajando. Me di cuenta y permanecí en silencio. La ira la sacaría de su interior. No es necesario que me esfuerce en ir tras ella.

Estuvo callada hasta que bajamos del ascensor a mi nivel.

“¿No estás arriba?” preguntó, con la sorpresa en la voz, mientras miraba hacia arriba y hacia abajo en el pasillo vacío. A diferencia de la mayoría de los extraños a la barcaza, ella había acertado con la orientación. Las naves que llegaban siempre salían por la puerta con el grueso de la barcaza a su derecha. El muelle estaba al fondo, junto a los motores de reacción. Las naves recorrían la longitud de la barcaza, los dos kilómetros de la misma, para llegar a su atraque. Los tritones supusieron erróneamente que la irregular y fea barcaza triangular estaba tumbada, a pesar de la gravedad interna que recorría la nave.

Si Juliyana hubiera sido una tritón típica, habría preguntado por qué no estaba en el extremo de la nave, y no en la parte superior. Pero entonces, si hubiera sido una tritón típica, no habría sabido que la parte superior de la nave era donde vivían los miembros más veteranos de la familia, y que el cuartel general de la empresa estaba situado justo debajo de donde la puerta se unía a la nave como un ojo de gancho de tamaño astronómico.

Como Juliyana era una Ranger, estaba acostumbrada a orientarse rápidamente según la atracción gravitatoria local, incluso en lugares extraños. “Arriba” era siempre contra la atracción de la gravedad. La convención evitaba que los oficiales dieran órdenes confusas a los subordinados.

Dejé de impresionarme por su comprensión de las convenciones locales. “¿Por qué debería estar arriba?” pregunté, mientras me dirigía al pasillo. “No soy el director general.” Abrí de golpe la puerta de mi apartamento y la dejé entrar.

Le seguí, moviéndome con rigidez. Me dirigí directamente a la impresora, hice clic en la opción de analgésicos y seleccioné la mayor dosis de los medicamentos más potentes que el terminal podía suministrarme. Como respuesta, exigió mi dedo. Puse el dedo índice sobre la almohadilla y dejé que extrajera una gota de sangre. Eso haría que Andrain exigiera que acudiera a su clínica, seguro. Ya me ocuparía de ello más tarde. Por ahora, sólo quería adormecer mi mandíbula. Suponía que había mucha conversación por delante.

El impresor me pellizcó el extremo del dedo y me inyectó el analgésico.

Juliyana se sentó en la única silla cómoda de la sala de estar y se quedó mirando la pared. La había puesto como una playa tropical. Las olas eran cristalinas y producían un agradable murmullo de fondo. El sol estaba caliente, y la arena llegaba hasta el borde del suelo.

“Sal de mi silla.”

Recogió su saco y se puso en pie. Yo me senté.

Juliyana miró a su alrededor en busca de otro asiento. Luego se encogió de hombros, puso el saco a sus pies y se enderezó.

“Empieza a hablar”, le dije.

En cambio, me miró fijamente.

“Diez segundos y luego te devuelvo el golpe.”

Ella parpadeó. “Es que… eres diferente a como te recuerdo.”

“He envejecido. Eso pasa.”

“Nunca lo he visto antes. ¿Duele…?”

Fruncí el ceño. “Tus diez segundos han terminado.”

Se puso una mano en la cadera. La cadera estaba justo encima de donde normalmente estaría la culata de su pistola. Un surco se abrió entre sus cejas. Me pregunté si era consciente de lo mucho que proyectaba sus pensamientos. Dijo rápidamente: “Tú tendiste una trampa a mi padre. Le entregaste al Escudo Imperial”. Su expresión se oscureció y su mandíbula se endureció. “Hiciste que lo mataran.”

Entonces, maldita sea, lloró.

Mientras Juliyana se ponía las pilas, encorvada en mi silla, imprimí un segundo sillón. Podía permitirme ese lujo. Mientras crecía a tamaño completo, imprimí dos comidas al azar, de quinientas calorías cada una, y calientes. Las dos lo necesitábamos.

Juliyana no se permitió más que un momento o dos de autocompasión. Mientras yo comía, ella hurgaba en el contenido del cuenco humeante que tenía en su regazo y me contaba una historia incoherente sobre conspiraciones y malas intenciones y guerras y prácticas empresariales chapuceras… Me sonó como un día más en el imperio.

Me terminé el cuenco, sorprendiéndome a mí misma. Por lo visto, tirarse al suelo era bueno para el apetito. Dejé el cuenco a un lado y levanté la mano. “Para, para. Retrocede y empieza de nuevo.” Inspiré y añadí en mi mejor tono militar: “Informe, teniente.”

Juliyana se ruborizó hasta la raya del pelo. “Ahora es soldado, ¿recuerdas?”

Lo había olvidado.

Sin embargo, mi orden hizo que se diera la vuelta correctamente. Puso el cuenco en el suelo junto a la silla y apretó las manos. “He encontrado un informe, no me preguntes dónde, pero he verificado el número de serie, es legítimo…. “ Sus muñecas palidecieron al presionar con más fuerza. Sus dedos se deslizaron entre ellos y se agarraron. “Cuando Noam murió, no estaba con los Rangers. Estaba haciendo algo misterioso para el Escudo Imperial. Y aprobaste el traslado. Nunca me lo dijiste. Nunca se lo dijiste a nadie.”

Lo sopesé detenidamente. “Eso es porque nunca aprobé ese traslado.”

“¿O lo hiciste y lo has olvidado desde entonces?”, preguntó ella. “Fue hace cuarenta y tres años… y no recordaste que era un soldado raso, justo ahora.”

“Es un punto justo. Sólo que el hecho de que te hayan devuelto al grado de soldado es algo menor…”

“No para mí.” Ella frunció el ceño.

“-mientras que ceder un solo Ranger al Escudo Imperial es un golpe que cualquier coronel recordaría. Hijo, o no -añadí-. Si trabajas con buenos soldados el tiempo suficiente, todos se vuelven difíciles de transferir.” Una comprobación básica te diría que yo no era su CO en ese momento. No fui yo quien aprobó la orden.”

“L. Andela, Coronel… era tu chuleta, Danny.”

“Las firmas se pueden falsificar.”

Rebuscó en su saco, sacó una tablet y lo encendió, le dio la vuelta y me lo empujó.

Miré la pantalla. El texto estaba borroso. Esperé a que mi enfoque se activara correctamente y escaneé el documento. Parecía auténtico. Sólo que las falsificaciones no eran útiles si no parecían auténticas. “¿Qué puedo decir? Alguien te está tomando el pelo.” Le devolví el bloc.

“¿Esto tampoco te molesta?” preguntó ella. Se desplazó por el tablet.

“¿La verdad? No, no me molesta”, dije con cansancio. “¿Qué más tienes?”

Juliyana levantó una ceja. “¿No es suficiente? Papá era Escudo Imperial, en misión especial, cuando murió…”

“Cuando se volvió loco, disparó contra una nave, la embistió contra otra y disparó bombas nucleares contra todas las demás”, enmendé. “Luego se suicidó. Precisión, soldado.”

Juliyana tragó, el surco volvió a su frente. “¿Y si no se hubiera vuelto loco en absoluto?”

“He visto las imágenes”, le dije suavemente.

Eso la hizo detenerse. Se reanimó. “¿Y si estaba haciendo exactamente lo que debía hacer? ¿Y si seguía órdenes?”

Estaba demasiado cansada para reír. La pobre chica se agarraba porque vivir con la mancha que había dejado Noam era duro. Así que le di un poco más de cuerda para que tirara de ella. “¿Por qué alguien daría esas órdenes?”

Se sentó hacia delante. “La flota imperial se enfrentaba a Cygnus Intergenera. Nadie se detiene a considerar este hecho cuando hablan de lo que hizo papá. Cygnus nunca aceptó que el Emperador tomara el control del conjunto de puertas al final de los Años Locos. La demanda de Drakas sigue en los tribunales.”

“¿Y bien?” Aunque ya podía ver a dónde quería llegar: el balbuceo anterior me había preparado.

“Así que, al ordenar a papá que hiciera parecer que se había vuelto loco, el Emperador trató a Cygnus de una forma que no le señalaba a él. Después tuvieron que apelar a la corte imperial: habían sido derrotados en la batalla y el Emperador no tenía la culpa. Lo hizo ver bien despojando a papá de todas sus medallas y honores y eliminando su nombre de la lista de los Rangers.” Su voz se puso tensa.

Me aclaré la garganta. Al fin y al cabo, yo había estado allí para eso. “¿Y crees que he preparado a mi propio hijo para algo así?” pregunté suavemente.

Su mirada era firme. “Trabajaba para el Escudo”, insistió.” Y tú eras… bueno, no eras tú misma, hacia el final. Todo el mundo lo dice.”

“No manejé muy bien la muerte de Noam”, dije en señal de acuerdo. Ahora era yo la que tenía la voz entrecortada. “Pero eso fue después de su muerte.” Me froté las sienes. Me estaba dando otro dolor de cabeza. “No sé por qué alguien te impone de esta manera, Juli. No importa, porque no picaré el anzuelo. Yo no firmé esa orden. Y fue hace cuarenta y tres años.”

“¡Y he estado metida en las entrañas de las naves de los drones y las barcazas, haciendo trabajos de mierda, desde entonces!”, gritó, poniéndose en pie de un salto. “¿Cuándo recuperaré mi vida, Danny? ¿Cuándo olvidará la gente lo que hizo?”

Volvió a llorar.

Me puse en pie. Me dolía todo. Me acerqué a la estantería y la abrí. “Es tarde”, le dije. “Tienes que adaptarte a la hora local. Coge la cama. “El sol se ponía sobre el mar, tiñéndolo de rosa, mientras los pájaros se lanzaban a por su cena.

Juliyana se puso en pie, como una buena soldado que obedece órdenes, aunque pude ver que quería discutir el punto. Cuando pasó junto a mí, le tendí la mano. “Dame el bloc. Echaré un vistazo.”

Su rostro se iluminó.

¡Qué mal se le da ocultar lo que está pensando!

Me puso el bloc en la mano, rodó sobre el catre y lo selló.

Suspiré y me puse a trabajar. Construí una mesa y dos sillas, que ocuparon la mayor parte del espacio que quedaba en el salón. Luego me acomodé en ella con una jarra llena de té azul. Lo iba a necesitar, pues el bloc estaba lleno de documentos y notas de Juli.

Los escaneé, construyendo un esquema en mi mente de lo que había allí. Me ceñí y volví al único documento que desmontaría toda la conspiración que había construido en su mente: las órdenes sobre mi firma.

Y sí, había una parte de mí que se preguntaba si realmente había olvidado firmar esas órdenes. En los últimos diez años he pasado por alto y he olvidado muchas cosas, cada año más. Andrain dice que forma parte del proceso de envejecimiento, según la documentación. Para él, soy un experimento andante. La geriatría es un ámbito casi olvidado de la medicina.

Para mí, no es un experimento. Así que pospuse la comprobación de los pedidos hasta que creí que estaba preparada para afrontarlos. Para entonces ya se había acabado media jarra de té.

No soy archivero. Trabajé en los batallones de combate, no en los de apoyo, pero he aprendido trucos a lo largo de los años. Abrí la parte inferior del documento y me abrí paso a través de la codificación.

Limpio y claro. Ni un dígito ni una línea fuera de lugar. Tenía todas las características de un documento imperial: con mucho código, con blindaje, redundancias y retrocesos para preservar la integridad.

Me senté y miré la luna que se elevaba sobre el mar, enviando un camino blanco hacia la playa, y reflexioné. Seguramente recordaría algo de esta magnitud. ¿O también había borrado convenientemente esa parte de mi memoria?

Sólo hay un trozo de mi historia personal que no recuerdo, y no tenía nada que ver con Noam, vivo o muerto. Las cosas que olvido estos días eran recientes. Los acontecimientos de hace cuarenta años e incluso más atrás estaban claros. Completos. Salvo esa mancha oscura, y tenía los relatos de los demás para cubrirla.

Había otra cosa que podía hacer antes de ceder a la paranoia de Juliyana. Saqué un emisor de pantalla, lo coloqué sobre la mesa y seguí la docena de pasos para acceder a mi puerta trasera en los archivos de los Rangers.

No soy el único oficial de alto rango del Cuerpo de Rangers Imperiales que se construye una red de seguridad por la espalda. Lo sé porque un oficial superior me enseñó a hacerlo. Había mil razones por las que era una buena idea, aunque fuera en contra de las normas; todas ellas, ya que la primera norma era la declaración de que ningún Ranger se anteponía al Cuerpo y a sus compañeros. Todas las demás normas se desprendían de ese principio.

Sólo que no me gusta la idea de que un enemigo me bloquee mis propios datos. Las guerras se ganan o se pierden por la calidad de la información utilizada para construir estrategias. Y si alguna vez los archivos cayeran en manos del enemigo, poder colarse donde no miren y borrar los archivos equivaldría a guardar una pistola de reserva y dos cuchillas de repuesto bajo el uniforme.

Así que utilicé una puerta que no había abierto en más de cincuenta años.

El número de serie del documento era tan auténtico como había insistido Juliyana. Sin ese número de serie nunca habría encontrado el documento en los archivos. Estaba enterrado entre archivos extraños en un rincón apartado de los archivos. La ubicación no tenía ningún sentido. A nadie se le ocurriría buscar allí si lo hiciera de forma orgánica o lógica.

Abrí el documento. Era exactamente igual que la copia de Juliyana, excepto por la chuleta.

G. Dalton, Mayor.

Gabriel Dalton. El oficial al mando de Noam. Lo cual tenía mucho sentido.

Me senté, débil de alivio. Después de todo, no lo había olvidado.

Pero mierda, maldita sea, a la mierda. Eso significaba que Juliyana tenía razón: Noam había estado trabajando para el Escudo Imperial cuando murió.

¿Qué coño había estado haciendo?


Go to Top