MATRIMONIO DE MENTIRAS By Tracy Cooper-Posey

Vástagos Escandalosos Historia 3.0

Novela Romántica Histórica de la Época Victoriana

Más libros de Tracy Cooper-Posey
Click aquí para leer las reseñas
Click aquí para leer un extracto

El sentimiento de culpa por su amor mutuo está destruyendo sus vidas…

Desde que Sharla se casó con el duque de Wakefield, la vida de Ben se ha ido desmoronando poco a poco al saber que es un simple plebeyo y que nunca podrá tenerla, lo que le corroe el alma.

Sharla oculta a todos la verdad sobre su desastroso matrimonio, avergonzada por su fracaso.

Cuando Ben vislumbra un fragmento de la horrible verdad, sabe que debe hacer lo que pueda para ayudarla… y en el proceso quizá pueda sacar su propia vida de la cuneta.

Matrimonio de Mentiras es el tercer libro de la serie Vástagos Escandalosos, que reúne a los miembros de tres grandes familias, para amar y jugar bajo la mirada de la moralista y recta sociedad de la época victoriana.

Aviso a los lectores:  Esta historia contiene escenas de sexo explícito y lenguaje sexual.

Esta historia forma parte de la serie Vástagos Escandalosos:

0.5 Rosa de Ébano
1.0 Alma del Pecado
2.0 Valor del Amor
3.0 Matrimonio de Mentiras
…y aún por venir:
3.5 Caja de Vástagos Escandalosos 1
4.0 Máscara de la nobleza
5.0 La Ley de la Atracción
6.0 Velo de Honor
6.5 Caja de Vástagos Escandalosos 2
7.0 Temporada de Negación
8.0 Reglas de Compromiso
9.0 Grado de Soledad
10.0 Cenizas del Orgullo
11.0 Riesgo de Ruina
12.0 Año de la Locura
13.0 Reina de Corazones

Una novela romántica histórica

USD $4.99

COMPRAR DESDE
STORIES RULE PRESS

USD $19.99

COMPRAR PAPEL DE
STORIES RULE PRESS

¡Compre en SRP y gane puntos de compra!
Libro electrónico, compatible con todos los dispositivos de lectura. El libro se puede leer en todos los dispositivos y aplicaciones.
[Más información]


COMPRA EN TU LIBRERÍA FAVORITA

IMPRIMIR:
AMAZON

BARNES & NOBLE
BLACKWELL’S


Reseñas

Submit your review
1
2
3
4
5
Submit
     
Cancel

Create your own review

Matrimonio de Mentiras
Average rating:  
 0 reviews

mockups-design.com

Todos los precios están en USD

Libro electrónico, compatible con todos los dispositivos de lectura. El libro se puede leer en todos los dispositivos y aplicaciones. [Más información]

Se proporcionan archivos en formato ePub o Mobi.

Recibirá un correo electrónico de BookFunnel con los enlaces de descarga una vez que se haya procesado su transacción. (Para pedidos anticipados, se le enviará por correo electrónico el enlace de descarga en la fecha de lanzamiento).

BookFunnel le ayudará con cualquier problema de descarga. Haga clic en ¿Necesita ayuda? enlace en la parte superior derecha de la página de descarga.

| Continuar buscando libros | Volver al principio de la página |


Extracto

EXTRACTO DE MATRIMONIO DE MENTIRAS
DERECHOS DE AUTOR © TRACY COOPER-POSEY 2023
RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS

Capítulo 1

Wakefield, West York, septiembre de 1863.

Fue un shock cuando Wakefield le habló directamente, tanto que Sharla no pudo componer una respuesta educada. En su mente se repetía una sola frase. ¡Mi marido me ha hablado!

Fue su conmoción la que la llevó a hacer lo que hizo a continuación, que lo cambió todo. Después de todo, hacía… ¿cuánto tiempo que no se dirigía a ella? Tres, no, cuatro semanas. Sí. Cuatro semanas y tres días, desde que Dane Balfour, el duque de Wakefield, y su marido desde hacía dos años y cuatro meses, se había encontrado con su mirada.

Antes de que ella pudiera recuperar el ingenio suficiente para tartamudear un “¡Gracias!” a su comentario de que estaba “encantadora esta mañana”, Wakefield siguió adelante. Atravesó la grava hasta el grupo de caballeros -señores, todos ellos- que se encontraban en un grupo suelto discutiendo los méritos del caballo y el jinete.

Había dieciocho caballos que se pavoneaban inquietos por la imponente fachada de la Mansión Wakefield. Soplaban pesadas olas de vapor mientras hacían sus cabriolas, pues la mañana era crujiente. El aire estaba cargado de brumas que amortiguaban el tintineo de los arreos y las conversaciones en voz baja mientras la partida de caza esperaba la llamada para cazar.

El mayordomo de Wakefield, Mayerick, se movía entre los cazadores, repartiendo vino caliente a los jinetes, y sus lacayos le seguían con bandejas de copas.

Había incluso una dama entre los jinetes. Clarissa, Lady Carstairs, estaba sentada con perfecta quietud sobre su yegua, sorbiendo té, con su oscuro hábito de montar arreglado decorosamente alrededor de sus extremidades.

Los sabuesos rodeaban las patas de los caballos, inquietos y ansiosos por empezar. Conocían este ritual anual tan a fondo como los jinetes, que habían viajado desde lugares tan lejanos como las Orcadas para asistir.

La mirada de Sharla volvió a dirigirse a Wakefield. Dane, se recordó a sí misma, pues a veces le costaba recordar su nombre de pila. Era “Wakefield” en su mente desde que le había colocado el anillo de compromiso.

El Duque estaba de pie con las manos en las caderas, con la chaqueta abierta y apartada, riendo con los demás caballeros. Aunque no cazaba, llevaba un traje de caza tan elegante y refinado como los que llevaban los demás, pues era el anfitrión de esta cacería. Sus botas brillaban, su corbata estaba perfectamente anudada, la tela de sus pantalones estaba inmaculada.

Sharla dejó que su mirada recorriera el rostro de Wakefield. Los pómulos altos y las cejas negras sobre los ojos azul cielo. El pelo rizado y oscuro que lo enmarcaba. La barbilla afilada.

Como se había preguntado miles de veces, Sharla se preguntó qué había salido mal. ¿Cómo se había convertido su matrimonio en algo rancio y moribundo, apenas un momento después de la boda?

¿Qué había hecho o dejado de hacer? ¿Seguramente había algún secreto femenino que ignoraba y que la aliviaría de ese estado infeliz? ¿Cómo podría saber qué era? No podía preguntarle a Elisa como podría haberlo hecho antes, porque Elisa estaba fuera de su alcance. Las dos amigas y confidentes de Elisa, Natasha y la princesa Annalies, que podrían haber ayudado a Sharla con franca sabiduría, también estaban fuera de su alcance por la misma razón.

Sharla alisó las manos sobre los pliegues de la falda de satén azul esmeralda que llevaba. Era una prenda envolvente, pero con un diseño tan astuto que nadie podría adivinar lo informal que era su atuendo. Los aros eran de los más nuevos, que se proyectaban más por detrás que por delante. El dobladillo de la túnica tenía un borde de doce pulgadas de profundidad de trenza roja y dorada y paneles de flores bordadas. La trenza también se ceñía a su cintura.

Las mangas eran del nuevo tipo con la muñeca ajustada y los codos anchos, lo que las hacía muy cómodas de llevar.

¿Era realmente encantadora? Ciertamente, nadie fuera de los círculos más íntimos de Londres llevaba esos aros, todavía.

Miró a Wakefield una vez más. Estaba hablando con Mayerick mientras el canoso mayordomo le tendía un vaso del oporto que Wakefield prefería. ¿Había hecho algo para animar a Wakefield a hablar con ella, justo ahora? ¡Si supiera lo que era! Repetiría la acción cien veces más.

Los caballos, asustados, se pusieron de costado. Como ocurría a veces, se movían al unísono, un cuerpo colectivo que brincaba de lado, rehuyendo alguna amenaza imaginaria mientras la niebla se elevaba a su alrededor.

El grupo de hombres, entre los que se encontraba su marido, se apartó un paso del camino. El jinete más cercano chasqueó su látigo contra la cruz de su montura, haciendo que el semental volviera a estar bajo control. El caballo se encabritó ante el látigo, con los ojos en blanco. La aplicación de la disciplina no lo calmaba en absoluto.

El jinete aplicó el látigo con más decisión aún.

A diferencia de los demás hombres que estaban a su alrededor, que se limitaban a reírse o a observar con interés, Wakefield retrocedió ante el chasquido y el silbido del cuero. Sus ojos se entrecerraron y un surco creció entre ellos. Su mano se levantó a la defensiva antes de contenerse y ponerla de nuevo a su lado.

Miró a su alrededor para comprobar quién se había dado cuenta de su reacción.

Sharla bajó la mirada, aunque él la había visto.

El caballo seguía de costado, sin responder al látigo. En lugar de intentar algo diferente, el jinete maldijo y aplicó el látigo con más fuerza aún, con la cara roja mientras la criatura se negaba a obedecer.

Las patas traseras del semental estaban demasiado cerca de Wakefield. El caballo se balanceaba, sacudiendo la cabeza, ajeno a todo lo que no fueran los aterradores dedos de niebla que trepaban por sus patas y le hacían cosquillas en el pecho.

Sharla actuó antes de tomar conscientemente la decisión de hacerlo. Levantó la mano al tiempo que avanzaba y atrapó la correa de la mejilla del semental mientras éste balanceaba la nariz contra su mano levantada. El semental trató de levantar la cabeza para aflojar su agarre. Sharla esperaba que lo hiciera. Se aferró al cuero, con todo su peso para sujetar a la criatura.

Le acarició y le alisó la nariz, murmurando palabras tranquilizadoras.

Con un suave resoplido, el caballo se quedó quieto.

Sin dejar de acariciar la suave nariz, Sharla miró al jinete. “No vuelvas a usar el látigo”.

El jinete, un hombre de mediana edad que ella pensó que podría ser el Barón Macy, balbuceó, y su cara se puso roja una vez más. “¿Cómo te atreves…?”

“Tus intentos de disciplinar a tu montura están poniendo en peligro a los que van a pie”, dijo Sharla, anulándolo. “Conténgase y contenga a su montura, señor, o retírese de la caza”.

Macy la miró boquiabierta. “¡De todo el descaro!”, consiguió, al fin.

“Ya has oído a mi mujer, Macy”. Wakefield se puso a su lado y miró al hombre. No tuvo que inclinar la cabeza tanto como Sharla. “La caza está a punto de comenzar. Acomoda al animal o lo arruinarás para todos”.

El jefe de caza dio una llamada baja y el cuerno sonó. Los perros rebuznaron un coro ansioso.

Macy enganchó las riendas y golpeó con su tacón el costado del semental. Chasqueó la lengua. El semental giró, arrancando la brida de la mano de Sharla. Con un movimiento de su trasero, el semental salió disparado, siguiendo a la manada mientras corría por el campo hacia el bosque, donde comenzaría la caza.

Una docena o más de hombres que sostenían fusiles rotos corrieron por el campo tras ellos, los perros con ellos.

Mayerick y sus lacayos se apresuraron a entrar.

En la zona de la mansión no había nadie más que ellos dos.

Sharla se atrevió a mirar a Wakefield. Seguía a la partida de caza mientras ésta desaparecía, dejando atrás un remolino de niebla. Tenía las manos apretadas a los lados. Cuando el último cazador desapareció de la vista, se dio la vuelta y acechó hacia el interior, dejando a Sharla sola con los fríos dedos de la niebla.

El pequeño momento de distensión había llegado a su fin. Volvió a entrar y se dirigió a las habitaciones matinales de la parte sur de la mansión, más cálida, hacia su estudio matinal privado.

Con el corazón encogido, se instaló detrás del escritorio para leer sus cartas. Allí la encontró Wakefield, veinte minutos después.

Apenas se encontró con su mirada. Como siempre, examinó la habitación, el suelo, sus manos. La vista a través de la ventana era una de sus favoritas.

“¿Su Excelencia?” preguntó Sharla, dejando la pluma.

“Se me ocurre…” Se aclaró la garganta. “No has recibido la visita de ningún miembro de tu familia. Ni una sola vez”.

“No, Alteza”.

“Tampoco los has visitado”.

“Mi lugar está aquí”.

“Tu lugar es solitario. Incluso las esposas más devotas y trabajadoras encuentran tiempo en sus agendas para visitar a la familia”.

Su corazón se apretó. “¿Queréis que me vaya, Alteza?” ¿Se había equivocado tanto que ahora él quería librarse de ella?

Por primera vez, su mirada se encontró con la de ella. “Intentaba ser… amable”. Su mirada se desvió una vez más. “Como tú”. Lo añadió suavemente, casi como si fuera una idea de última hora.

Sharla tragó saliva. “Gracias, Alteza, pero…”

“Me gustaría que me llamaras Wakefield, por lo menos”, replicó él, esta vez volviéndose hacia ella. Le había enfadado lo suficiente como para que pudiera mirarla ahora. “Estás tan atrapada en esto como yo. Los privilegios de la intimidad deberían ser tuyos”.

Sharla se dio cuenta de que se estaba enroscando un rizo de pelo suelto en los dedos y volvió a poner la mano en su regazo. “Wakefield”, repitió torpemente.

“Se me ocurre”, añadió, “que la famosa Gran Reunión de tu familia es el mes que viene. ¿Por qué no has asistido desde que te conocí?”.

Sharla se mordió el labio. “No hay una respuesta educada o sencilla a eso, su… Wakefield”.

“¿Rechazas asistir porque estoy incluido en las invitaciones?”

“Yo…” El pulso de Sharla retumbó en sus sienes. “Ni siquiera había considerado que, naturalmente, se esperara que asistieras conmigo”.

Se relajó. “¿Entonces tu objeción es…?”

Sharla retorció con fuerza el mechón de pelo. No podía explicar sus razones a Wakefield. Como su marido, se sentiría amenazado si supiera que ella evitaba las Reuniones porque Ben estaría allí.

Excepto que Ben tampoco había asistido durante dos años. Las alegres cartas de Jenny, que describían las Reuniones de los dos últimos años, siempre mencionaban quiénes no habían aparecido, las razones conocidas, junto con las especulaciones mucho más intrigantes acerca de por qué no.

Sin embargo, Elisa estaría allí. “Mi madre… quiero decir, Elisa…” Sharla empezó, pero luego se calló. ¿Cómo podía explicar a Wakefield que había cortado toda comunicación con Elisa desde antes de su boda? Cualquier intento de explicación la llevaría a revelar la razón por la que no había hablado con Elisa desde hacía más de dos años: El propio Wakefield.

“¿Tu relación con Lady Farleigh no es cordial?” preguntó Wakefield.

“No lo es”.

“¿Podría tener algo que ver con tu matrimonio?”

Sharla le miró, demasiado sorprendida para responder.

Su rostro estaba rígido, sin ninguna expresión que le dijera lo que pensaba o sentía. “Todos los informes que llegan de lejos hablan de las profundas conexiones que existen entre todos los miembros de tu familia”, dijo. “Demasiado profundas, dicen algunos. No soy juez. Si estáis experimentando una ruptura, sólo puede ser por mi culpa. Si puedo, me gustaría limar ese daño. Escribe a tu madre. Dile que asistiremos este año”.

Sharla negó con la cabeza. “Mi primo Cian es el anfitrión del Encuentro, ahora”.

“Entonces dile a tu primo que estarás allí”. Wakefield señaló la pila de papelería que había sobre su escritorio. “Intenta hacer una letra legible para esta carta, ¿eh?”

Sharla frunció el ceño. Todo el mundo comentaba su forma de escribir. “Escribiré, si insistes”.

“Lo hago. Podemos asistir y ser los dos desgraciados”.

“¿Te sentirías miserable?”

Wakefield sonrió. Era pequeña y sabia de conocimiento propio, pero estaba ahí. “Llevo años oyendo historias sobre tu Gran Familia, lo suficiente como para saber que me juzgarán y probablemente me encontrarán en falta. Tus primos son un grupo exclusivo. Los ducados no les impresionan, mientras que los plebeyos son recibidos con los brazos abiertos”.

“Puede que Jasper Thomsett no sea un coetáneo, pero no es nada común”, le aseguró Sharla, cogiendo su pluma. Aunque temía enfrentarse a Elisa, su corazón se apresuraba un poco más y la idea de ver a todos le producía calor. Jenny… oh, echaba de menos a Jenny, con sus hermosos ojos y su lengua cáustica. Will y Jack, Cian e Iefan… Blanche y Emma también. Los gemelos y la pequeña Annalies.

Ben se había enterrado en Londres, concentrándose en su carrera, decían todos. Él no estaría allí. Sería lo suficientemente seguro, si podía evitar a Elisa.

Felizmente, se inclinó para escribir su nota a Cian, royéndose el labio inferior mientras se esforzaba por formar letras buenas y redondas.

Se olvidó de que Wakefield estaba allí hasta que levantó la vista y vio que la habitación estaba vacía una vez más. Lo comprendió. Él había entregado su bondad. Estaban en paz.

¿Cuánto tiempo pasaría antes de que volviera a hablar con ella?

* * * * *

La única razón por la que Ben dejó que el combate se prolongara durante cinco asaltos fue porque Israel Smith casi le había rogado que no lo terminara demasiado rápido. “A los chicos les gusta un poco de sangre y vísceras. Si no se lo das, se irán a otra parte”.

“Quieren ver a un hombre caer y no volver a levantarse”, le corrigió Ben. “¿Qué importa si ocurre en el primer o en el vigésimo asalto?”

Israel sacudió su melena plateada y limpió otro vaso con el delantal. “Sabes algo sobre el boxeo a puño limpio, muchacho, y nada sobre la simple naturaleza humana. Quieren preocuparse y dudar de sus apuestas. Quieren que el resultado esté en duda hasta el final. Si subes al ring y dejas caer al campeón de Merseyside en un minuto, se pierden todo ese suspense”.

“¿Quieres que les mienta?”

“¡Quiero que los entretengas!” Israel cogió otro vaso de cerveza. “No es mentira si les das lo que quieren”.

“Lo intentaré”, dijo Ben con fuerza.

Israel pareció apiadarse de él. “Mira, sé que podrías acabar con el campeón de un solo golpe. También lo sabe la mayor parte de Londres. No mancharás tu reputación si lo alargas un poco”. Inclinó la cabeza. “Te gusta el dinero del premio, ¿verdad?”.

Ben suspiró y aceptó, porque el dinero era bueno. La primera vez que había subido al cuadrilátero y había noqueado al actual campeón, el subidón del propio combate se había desvanecido al cabo de unos minutos. En cambio, el sucio y desmenuzado montón de billetes de libras y la pesada bolsa de monedas que Israel Smith le empujó habían prolongado el brillo del logro durante días.

El combate de esta noche era contra el campeón visitante de Liverpool, Hyram Ott, que medía 1,80 metros y pesaba 108 kilos. Ott había ganado contra los mejores: Jem Mace, Nat Langham, Sam Hurst y Tom King. Israel se había alegrado mucho de conseguirlo, aunque fuera por una noche, pues un combate con Ott llenaría el patio de su pub. También llenaría el propio pub mucho después de que el combate terminara.

Israel fue el único promotor de boxeo que permitió a Ben subir al ring. Había entrenado a Ben en las sutilezas del boxeo como entretenimiento. Ben tenía una deuda con él que unos cuantos asaltos más con el gran heptacampeón ayudarían a pagar.

La multitud que rodeaba la plaza acordonada gritaba abucheos e insultos. Animaban al hombre que habían apostado que ganaría y gritaban al árbitro por desaires imaginados y -sólo a veces- por los auténticos. Ott era un luchador limpio. No necesitaba trucos sucios con su ventaja de altura y peso. Ben había tenido cuidado de no dejar que ninguno de sus golpes cayera de lleno.

Aun así, Ott había partido la frente de Ben. La sangre seguía resbalando por su cara. Le palpitaba la mandíbula y le dolía el estómago. Ott también le había asestado un golpe en los riñones que hizo que su espalda también sufriera espasmos.

Ben dio la vuelta al ring, midiendo a Ott para los observadores, aunque ya le tenía tomada la medida. El hombre era torpe. Fuerte y muy rápido… y torpe. Típico de un hombre de su tamaño. También, decepcionante. Ben había esperado algo más del combate.

Había alargado el combate hasta donde podía llegar. Era el momento de ganar.

Detrás de Ott, Ben vio a Easton Wash, con su ropa de dandi y su alto sombrero de copa. El chaleco de brocado brillaba a la luz de los fuegos de los bidones de aceite que iluminaban el ring. Una mujer de buen aspecto, vestida de raso azul a rayas, se aferró a su brazo. Parecía tan interesada en la sangre y los moratones que se exhibían como cualquiera de los hombres que gritaban alrededor del ring.

¿Qué hacía Easton aquí? Este no era su combate. Ni Ben ni Ott lucharon por él.

Ben sacudió la cabeza para despejarla de los pensamientos que le distraían. No le gustaba Easton, aunque no sabía por qué. Simplemente no confiaba en él, no como confiaba en Israel Smith.

Israel ya había cobrado con creces. Es hora de volver a casa.

Ben aceleró la marcha, dando una vez más la vuelta al ruedo. Una brisa fría se deslizó sobre su pecho y brazos desnudos, húmedos y ricos en olores de río, enviando un escalofrío por su cuello.

Sí, es más que hora de volver a casa.

Saltó más cerca de Ott, sorprendiéndolo. Ott giró rápidamente, como Ben esperaba. Esquivó el corte superior y plantó su puño en el vientre de Ott. Ott se sacudió hacia delante, ofreciéndole la mandíbula.

Ben aceptó la oferta. Dio al golpe la mayor parte de su energía y todo su peso. Volcó en él los restos de su humor agrio y su frustración por no haber podido hacerlo en el primer asalto y ahorrarse las molestias y las pequeñas heridas.

Ott cayó, aterrizando pesadamente sobre los adoquines, con la sangre goteando de su boca.

Ben se enderezó y se limpió la sangre de la frente con el dorso de la mano.

La multitud se gritaba ahora entre sí, resolviendo apuestas y disputando otras. El resultado estaba claro, al menos. Ben había ganado.

Israel Smith le levantó la cuerda. Ben se agachó bajo ella y cogió la ropa que Israel le entregó. A continuación, Israel le tendió un paño semilimpio que agitó hacia el ojo de Ben.

Ben absorbió la última sangre con el paño y se lo devolvió. El corte había dejado de sangrar.

Las manos le aplaudieron en la espalda y en los hombros. La gente le gritaba. La mayoría de las llamadas eran de felicitación.

En el ring, cuatro hombres corpulentos hicieron rodar a Ott sobre su espalda. Llevarían al campeón a una habitación de arriba para que durmiera la mona. Ben no sintió pena por el hombre. Si alguno de sus potentes golpes hubiera alcanzado a Ben de lleno, sería a él a quien llevarían arriba.

Bebió profundamente de la jarra que Israel puso en el barril frente a él y se puso la camiseta.

Uno de los corredores de Israel se abrió paso entre la multitud y le entregó una bolsa. Israel añadió la bolsa a la parte superior del barril, junto a la cerveza. “Las probabilidades estaban en tu contra. Una buena noche”.

“Mi agradecimiento”, dijo Ben. Observó el tamaño de la bolsa. Quizá fuera una buena noche.

Levantó la mirada. Easton Wash le observó. El hombre delgado se tocó el ala de su sombrero de copa, con el bastón y los guantes en la otra mano. Con una sonrisa reservada, se alejó, y la multitud se separó para él y su dama como el agua se separa para la proa de un barco.

Ben terminó de vestirse. No se quedó en el bar, como Israel prefería que hicieran sus campeones, para animarse a beber. En su lugar, encontró un taxi frente a la casa pública. Se sentó con la pesada bolsa de monedas a su lado, tratando de convocar el cálido resplandor que normalmente sentía después de un combate de boxeo.

No se formaría.

Se quedó mirando por la ventanilla del taxi, viendo pasar el sucio y mugriento East End de Londres y acercarse a las luces más brillantes de St. James, donde el mundo creía que él pertenecía.

¿A qué lugar pertenecía?

Había un único lugar en el que no le molestaban las insistentes preguntas sobre quién era, quién creía que podía ser y cuál era su lugar en el mundo.

Cornualles. La Gran Reunión Familiar, donde todos sabían exactamente quiénes eran y todos los demás lo aceptaban.

Se había alejado demasiado tiempo.


Go to Top